Cargando...

Gilberto Rodríguez; un ángel altruista, pierde la batalla contra el cáncer


Por: Virgilio Almazán Gómez 

Tacámbaro Michoacán, 23 de julio de 2021.-Ocho campañas de Donación de sangre para niños con cáncer de la casa AMANC , acompañados siempre de unidades móviles  del Centro de Centro Estatal de Transfusión Sanguínea y del personal del Centro de Salud, Hospital General María Zendejas y del Tecnológico,  impulsó y coordinó el profesor Gilberto Rodríguez Cervantes. 

¿Profe Virgilio, si me acompañará a darle difusión para que la gente done sangre? Eche la mano, ahora debemos de rebasar la meta de 100 unidades de sangre porque hace mucha falta en la casa AMANC donde muchos niños están batallando contra el cáncer, así, siempre me insistía el profe Gil, como todos lo conocíamos. 

Y es que  él se involucró en la Asociación Mexicana  de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC) en la ciudad de Morelia, precisamente por la necesidad de apoyar a los niños, narraba que en base a su experiencia  donde  su tío y su prima perdieron la batalla contra esta enfermedad, a raíz de ello participaba  como voluntario en la casa AMANC.

La participación activa de todos nos permitirá que cada día crezca la cultura de la donación de sangre, iniciando con nuestro pueblo mágico, de aquí hasta Morelia y el país, es muy lamentable que no haya esa conciencia de ayudar con sangre a los más enfermos y mueren por no tener donadores, me decía el también amante de las artes dancísticas. 

 “La necesidad de donadores de vida es fundamental para nuestros niños con cáncer, quienes hemos convivido con esta enfermedad, sabemos de la importancia de la donación de sangre, por ello éste será uno de los tantos proyectos que deseamos que siga en este municipio”.

Gilberto, un ángel que ayudó a muchos niños y adultos que padecían cáncer, muchos de ellos se encuentran con vida, otros perdieron la batalla pero sin descansar jamás en  ayudar a otros. Ahora Gil, se nos va, dejando un hueco en el alma y  cuestionando a Dios la razón por la que le enviaba esa prueba, si por muchos años había dado de comer al hambriento y de beber al sediento., sólo él sabe lo que hace. 

Muchos lo recordaremos como el ángel que fomentaba la donación de sangre para salvar muchas vidas a niños y adultos con cáncer,  el ángel que buscaba que internos del  CERESO  de Tacámbaro tuvieran vida digna logrando alfabetizar  a los analfabetas, que el Club de Danza Huehecoyotl  al que perteneció tuviera vida, que los internos de reclusorios con sentencia corta pudieran ser preliberados a través de proyectos que impulsaba. Él era el profe Gil, hijo del profesor finado Joel Rodríguez y de Esmeralda Cervantes que sufre la pérdida de su querido hijo. 

Hoy nos levantamos con esa lamentable noticia, de esas que no quieres que nunca lleguen, pero llegan; Descansa en Paz querido amigo.